Bravo, Javi

|

Debido a mi vinculación pasada con la información deportiva procuro no incluir esta materia en mis comentarios sobre la actualidad en general, pero hoy traspaso esa línea por rebasar el tema lo estrictamente deportivo. Cuando nuestro paisano Javier Gómez Noya obtuvo su cuarto título mundial de triatlón no estaba yo en Galicia y tuve que recibir la información a través de medios nacionales. Lo que me incomodó fue el trato excluyente que le dieron al éxito de Javi: una breve cita en algunos medios o el silencio en otros, en contraposición con el título de campeona mundial por primera vez de bádminton de Carolina Martín –a la que felicito–, profusa y continuamente recogido en todos los medios. No es justo este trato a nuestro paisano; sus cuatro títulos mundiales deberían ser más difundidos a través de los medios, y tener reconocimiento oficial y popular.
Desde aquí, mi ¡bravo, Javi! y mi aliento para el futuro. El mejor reconocimiento es la propia satisfacción personal.

 

Bravo, Javi