¡Vaya cara!

|

Hace apenas unos días, el que fuera delegado del Gobierno socialista, Miguel Cortizo, volvía a Navantia. Venía a interesarse por aquello que prometieron y no hicieron, olvidando que fue el PSOE quien dejó Navantia Fene-Ferrol sin trabajo. Siete años sin un solo pedido fue su herencia. Ahora vienen a exigir al nuevo Gobierno que en doce meses solucione el problema de su incompetencia. Son ellos, los que pactaron con CCOO y UGT la reconversión de 2005, una reconversión que nos ha colocado en la grave situación que hoy sufrimos. Que nadie lo olvide y que cada cual asuma sus responsabilidades. Una reconversión que destruyó 1.400 empleos directos y otros 2.000 indirectos con el beneplácito sindical, excepto de la CIG, que junto al PP mantuvo firme su posición contra esa reconversión. Hoy a la SEPI se le agota el tiempo y la credibilidad para demostrar que no son como los anteriores. Se le acaba el tiempo para cumplir sus propias promesas. No aceptaremos un no por respuesta.

¡Vaya cara!