Tres días

|

res eran tres los días que el Concello de Ferrol decidió dedicar al experimento de la peatonalización de A Magdalena, y parece, a juzgar por la reacción de algunos sectores ciudadanos que fuese ya una medida definitiva. Y muchos anticipan el fracaso de la operación antes de su puesta en marcha. Parecería que estuviésemos en una situación idílica que alguien perverso quiere estropear de forma malintencionada. Sin embargo la realidad es que el centro de la ciudad sufre una parálisis económica evidente, constante y crónica que requiere de medidas alternativas para intentar su inaplazable recuperación. Será complicado, sin duda, pero es necesario, aunque la peatonalización no sea una garantía de éxito. La duda surge, sobre todo, porque la pone en marcha un gobierno municipal que ha hecho de la parálisis su forma normal de gestión. No se puede hacer menos y peor de lo que se hace, y lo que se deja de hacer, como ejemplo valgan los presupuestos, es tan trascendente que impide confiar en cualquier iniciativa de esta administración.
 

Tres días