AMIGOS 2.0

|

CCómo puedes decir que es tu amigo si nunca os habéis visto en persona?” Con esta frase me sorprendían hace no mucho tiempo y me ha dado en pensar acerca de cómo las nuevas tecnologías y las redes sociales han cambiado nuestras dinámicas y nuestras relaciones personales. Hasta hace no tanto tiempo era casi impensable pensar que una persona a la que nunca habías visto en carne y hueso pudiera ser tu amigo. Ahora esto ha cambiado radicalmente. Y no estoy hablando del laxo concepto que de amigos hay en redes como Facebook o similares, donde hay gente que parece que colecciona cromos y cuenta por millares a sus “amigos” aunque al final apenas si interactúe de verdad con dos o tres de ellos. Pero lo cierto es que las nuevas tecnologías e internet han supuesto un cambio más profundo de lo que nos podemos o queremos imaginar en nuestras relaciones sociales. Hoy en día es posible conocer a gente que vive en el otro extremo del mundo y saber de forma inmediata como le ha ido el día, cuales son sus inquietudes o que le gustaría hacer en sus próximas vacaciones. Las redes sociales han estrechado sensiblemente las distancias e incluso han hecho que puedan llegar a desaparecer. Los más agoreros hablan de un futuro apocalíptico en el que solo nos relacionemos a través de la pantalla de nuestro teléfono móvil o nuestro ordenador. Que enterraremos la cabeza en nuestros dispositivos y nos olvidaremos de aquello que está más cerca, para zambullirnos de lleno en una realidad virtual más acorde con nuestros deseos. Un futuro en el que solo nos relacionemos a través de internet y en el que nos olvidemos por completo de la realidad. Sin embargo me parece un discurso tremendista. No voy a negar que exista gente enganchada a la vida virtual, que se escapa a este universo paralelo porque en el otro, en el de todos, se sienten discriminados o ignorados. Pero quiero creer que esto no es más que un momento de aprendizaje que nos servirá para poder desarrollar toda la potencialidad que internet nos puede ofrecer en las relaciones. Y sí, tengo amigos que los considero como tales a pesar de no haberlos visto nunca en persona. Porque son personas con las que he chateado incontables horas, a los que les he contado mis penas y mis alegrías y ellos han compartido conmigo sus éxitos y sus fracasos. ¿Qué más se le puede pedir a un amigo?

 

AMIGOS 2.0