POR DIGNIDAD

|

Como saben, miles y miles de ciudadanos recorrieron kilómetros y kilómetros de carretera para plantar en Madrid sus reivindicaciones resumidas en una: dignidad. Allí estaban estudiantes y trabajadores; parados y jubilados; amas de casa, médicos, maestros, jueces, intelectuales, actores, emigrantes y un amplio etcétera. Un ejército invencible, hoy rodeado por un Gobierno incompetente,  al que auxilian los sectores más carcas de la iglesia, lo más cutre y voraz de los empleadores, lo más ruin de los financieros y la orquesta mediática que los jalea.
Allí, en Madrid, estaba la nación, los ciudadanos que hacen patria, pidiendo pan, justicia, solidaridad. Allí estaban los viejos luchadores contra el franquismo junto con los jóvenes de hoy que no quieren volver a aquellos tiempos hacia donde nos empujan las leyes de Gallardón.
Allí estaban todos pidiendo, por dignidad, que no continúen las políticas indignas, como las que sufren miles de hogares que perviven sin ayuda; los desahuciados que ven perdido su hogar, mientras los especuladores se forran ¡otra vez! Allí se pedía una educación digna y una sanidad universal y gratuita.
Miles y miles de ciudadanos que se rebelan contra la indignidad de quienes nos mandan, nos engañan, non empobrecen.
Y tienen razón. Y tienen motivos.
Y es que mientras el 10% de la población (los más ricos de España) vieron aumentar sus beneficios y se libran de la crisis, el resto ha perdido el 14% de su poder adquisitivo. Y son datos del CIS.
Y la OCDE confirma que en España han crecido las desigualdades entre los ciudadanos y la brecha social es la mayor de los países desarrollados. Desigualdad, recuerden, es injusticia.
¿No es indignante? ¿No les indigna el carpetazo a la justicia, perpetrado por el Gobierno y protestado por grupos de juristas? ¿No les indigna el proyecto de ley que recorta libertades de expresión y manifestación?
¿No es indignante el nuevo proyecto de ley de la administración local, que reduce el papel de los ayuntamientos, la institución más cercana a los ciudadanos?
Y todo eso encima de la privatización de la sanidad, los recortes en educación y en ayudas a parados y dependientes.
Al final de la manifestación “numerosa y pacífica”, grupos aislados ejercieron la violencia”. Son declaraciones de la delegada del Gobierno de Madrid que contó veintitantos detenidos y cien policías contusionados. Es el resumen del gobierno, cuando se esperaba otra reflexión. Por dignidad.

POR DIGNIDAD