¿Dónde está la trampa?

|

Primero unos datos: más del setenta por ciento de los ciudadanos (entre ellos un buen número de votantes del PP) creen que la ministra Mato debe dimitir. El número es mayor (en la cifra total y el porcentaje de los militantes populares) de los que piden el cese del impresentable consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid.
Un número importante, superando el 50%, piensa que el Gobierno se equivocó en la aplicación de normas y prevenciones en el caso del ébola. También hay un porcentaje importante de los simpatizantes populares.
Es elevado, igualmente, el número de críticos con la gestión –latrocinio– de Blesa y Rato en el caso de las tarjetas negras, de las que se pusieron morados, y en el asunto de las nacionalizaciones y robo continuado, que nos costó otros ciento y muchos millones.
En una encuesta del CIS, y en la valoración de los líderes nacionales, Rajoy es el peor valorado. Solo cuenta con el apoyo, simpatía o lo que sea (no soy capaz de entender nada) del 3% de la ciudadanía. Le superan desde Sánchez hasta Rosa Díez, pasando por Pablo Iglesias…
Resulta que Rajoy es del mismo equipo de Matas, Bárcenas, Camps, Rato, Crespo –el uno y el dos, según orden de aparición ante los jueces– Acebes, Fabra y una lista parecida a la que aparece en la lista telefónica de muchas capitales de provincia.
Alguien ya puso en número los imputados, en la cárcel o esperando un indulto. Supera el centenar. Añadan al magistrado que ocultó su militancia o el otro sorprendido sin casco y borracho, recorriendo las calles de Madrid.
Por otro lado, sumen las mareas (blanca, verde, del norte y del oeste), añadan los grupos nacidos tras el 25-M y las críticas que llegan desde Europa (no les cuadran las cuentas y observan mucho cuento en el gasto de sus “esmolas” o subvenciones) y desde la ONU que pregunta por la política de Rajoy en torno a las víctimas de la guerra civil que aún reposan en las cunetas…
Y añadan las noticias de sobresueldos, obras en “B” en las sedes del PP en el País Vasco, Castilla-La Mancha, Galicia etc. y, para acabar y con un lazo, el timo de los cursos gallegos con caja B para funcionarios y para el PP, según la Policía, y favores al piadoso Romay. Y con todo y eso las encuestas aseguran que un 28% de los españoles les votan. ¿Hay trampa?

¿Dónde está la trampa?