SERENIDAD Y VERGÜENZA

|

Amedida que se iba desarrollando la operación Pokemon se hacía más necesario mantener con firmeza el respeto a la presunción de inocencia. Es evidente que un juez no actúa por capricho y solo ordena una detención cuando existen datos muy claros que vinculan a alguien con una actividad presuntamente delictiva, pero eso no significa que de forma automática el arrestado sea ya un criminal. De ahí la importancia de mantener la calma, pero esa serenidad no está reñida con un sentimiento de vergüenza por lo ocurrido, que da una idea de hasta qué punto llega la corrupción en Galicia.

 

SERENIDAD Y VERGÜENZA