Basuras marinas

|

tú formas parte de la naturaleza, en tierra deja solo tus huellas y en el mar tu estela, este ha sido un lema utilizado por el Ministerio de Agricultura y Pesca, y que desgraciadamente está de plena actualidad, para trasladar a la ciudadanía un decálogo de consejos para acabar o por lo menos aminorar el problema global que supone las basuras marinas.
Los datos son escalofriantes y convierten las basuras marinas en un problema tan importante como el propio cambio climático. Hay unas 10 toneladas de basuras que llegan anualmente a los mares y océanos, con predominio de los residuos de plástico. Tristemente el 20% de las basuras marinas es el resultado de actividades en el mar tales como la pesca y el transporte marítimo. Las consecuencias son evidentes, con más de un millón de aves marinas y 100.000 mamíferos marinos y tortugas que mueren cada año por enredo o ingestión de las basuras.
Tampoco podemos olvidar que el ochenta por ciento de las basuras marinas tienen su origen en tierra. Los residuos abandonados son arrastrados por el viento y la lluvia, aunque vivamos a muchos kilómetros tierra adentro. Lo que arrojamos por el váter puede acabar en las aguas del mar formando parte de este tipo de basura.
A los profesionales del mar y de la pesca recreativa habría que recordarles que hay que ser cuidadosos con los aparejos, pues, si caen al mar, los animales marinos pueden quedar atrapados entre cabos y sedales o ingerir los anzuelos. Así como también cuando se navegue no hay que tirar los residuos al agua, hay que recogerlos y al regresar a puerto depositarlos donde corresponda.
La solución principal, según el Gobierno y las entidades ecologistas medioambientales, reside en prevenir que ocurra y no solo en limpiar. Los costes de limpiar las playas y océanos los asumimos todos y no se podrán dedicar a otras necesidades fundamentales para la sociedad.

Basuras marinas