Hojas secas en un curso nuevo

|

con el otoño toma cuerpo el nuevo curso diocesano y la catequesis que es su más llamativa, principal y sintomática actividad parroquial. Digo sintomática porque usan la cifra de entrada de niños como éxito, pero no dicen el número de los que continúan al acabar el proceso catequético. 
Algún día conoceremos datos (si quieren darlos) y más de uno se pondrá colorado. 
Por tanto hoy la catequesis es la joya de la corona parroquial porque sirve para justificar actividad (otra es difícil) a base de un enorme esfuerzo de los equipos de catequesis a los que no se les hace demasiado caso porque algunos no quieren reconocer que la catequesis es un modelo de formación anticuado que no da resultados. 
En este inicio de curso hay cosas que me han sorprendido y no son los nombramientos, nada que decir, tengo la sensación de cierta improvisación y malestar sacerdotal. 
Entiendo que hay voluntad de mejorar la compleja situación de nuestra Diócesis, aunque los cambios habidos no dejan de ser un movimiento rotatorio, quizás no cabe otra cosa, que se ha querido disimular (no me parece bien) dando una enorme importancia a las Unidades Pastorales, que no acabo de entender su bondad, ya que no deja de ser una reducción de actividad que no lleva a sitio alguno y, en todo caso, a mas disculpas. 
Malo es reducir “servicios y tamaño” durante varios periodos de tiempo consecutivos; organizativamente significa una huida hacia adelante o incapacidad, que no digo yo que sea el caso. 
¿De qué valen las UPAS si resulta que las parroquias están más tiempo cerradas que abiertas? Parece como si hubiesen quedado como oficinas administrativas para certificar documentos y oficiar misas, en su horario.
Pero no todo es criticar. Hay que felicitar a quien es responsable del “guasap” informativo y el esfuerzo en comunicar, así como de otras iniciativas como la de “Vive el fin de semana de tu Vida” dirigido a matrimonios y parejas estables (no, no me equivoco, estables, y me parece bien). 
Son buenas ideas porque hay que mover el árbol, pero el caso es que ya no hay fruto… solo quedan hojas que se están secando. 

Hojas secas en un curso nuevo