No con mi nariz

|

Resulta que los que apoyan a Mariano nos piden que se le vote “tapando la nariz” y, añaden, que a ellos no les gusta ni el Partido Popular ni Mariano Rajoy como presidente. Bueno pues yo tengo el gusto de indicarles que no cuenten con mi nariz (cierto que en el Partido Popular huele muy mal) y por tanto ni gusto ni olfato.
Y la vista se me va para los conocidos casos de Valencia, Madrid, Castellón, etc., con nombres tan sugerentes como Taula, Gurtel, Campeón, etc. Y no se trata de un problema ideológico, que también, si no de legítima defensa. Al señor ese que patrocinan los del partido naranja –que votan con la nariz tapada y los ojos cerrados y el gusto perdido– no se le puede votar en legítima defensa.
Atentos a las últimas noticias sobre este sufrido país: durante la crisis se vio favorecida un 10% de la población; un 40% se convirtió en clase media-baja o baja (a ras de suelo, debajo de los límites de supervivencia) y, según la última encuesta de Funcas (la fundación que patrocinan las cajas de ahorro) el 90% de los españoles se autoincluye en clase media y media-baja.
Esta es la España bajo la política del señor Rajoy y el partido que lo sustenta. Otro dato de la herencia del candidato Mariano, al que le piden sus socios que se les vote con la nariz tapada, y el gusto perdido, ha conseguido que la tasa de paro juvenil sea la más alta de Europa con Grecia y Portugal.
Todo esto, remata Funcas en su informe “viene a sugerir que el deterioro social de ingresos y de perspectiva de vida habría alcanzado el nivel de una auténtica hecatombe.
Y para cerrar el círculo infernal nos cuentan que “las grandes fortunas españolas huyen de las SICAV por el temor a que se endurezca la tributación. Son esos patriotas de hojalata (7.300 dicen las estadísticas) que se llevaron ya más de tres mil millones de euros.
Y esto es a nivel general, pues poniendo pie en tierra, aquí, tras el telón de grelos nuestros trabajadores son los peor pagados de esta España que pilotó Rajoy durante ocho años, a pesar de ser los que trabajan más horas. Ahora si ustedes son capaces, aparten de su nariz ese olor a podrido de la corrupción, cierren los ojos a lo que pasa alrededor y pierdan definitivamente e buen gusto.

No con mi nariz