COMPLACENCIA VERGONZOSA

|

Las declaraciones del conselleiro Agustín Hernández sobre el estado de las obras dependientes del Ministerio de Fomento del tramo Lonzas-Zapateira suponen un paso más en la ceremonia de confusión que rodea a las infraestructuras pendientes en La Coruña. Hay que recordar la dureza con la que el conselleiro y el actual alcalde se dirigían a Fomento para reclamar avances en esta obra cuando el ministro era José Blanco.

Aquellos ataques se enmarcaban dentro de la lucha entre el PP y PSOE dependiendo de quien ocupe el poder en ese momento. Hernández, con el aplauso de Negreira, dice ahora que las obras están avanzadas cuando la situación es la misma que hace un año. No están comprometidas las fechas y la actual ministra del PP, igual que el antiguo ministro del PSOE, no ha fijado el calendario presupuestario que ponga fin a la incertidumbre sobre una obra que contribuye al caos de tráfico.

De momento, ni el alcalde ni el conselleiro han demostrado influencia sobre la ministra Pastor y una vez más las aspiraciones de La Coruña sobre la finalización de la Tercera Ronda se utilizan mediáticamente para continuar con la confusión.

Cerca de 60 millones son necesarios para programar el fin de la obra. Es ese el anuncio que los coruñeses esperamos para poder creer en lo que los políticos dicen. Lo que actualmente están haciendo son fuegos artificiales sin base presupuestaria o, lo que es lo mismo, jugar con los intereses de la ciudad sometidos a los intereses electorales de los partidos y, así, La Coruña sólo pierde el tiempo y el tren del futuro.

Unión Coruñesa pidió al alcalde que consiga de sus compañeros del Gobierno un compromiso presupuestario que permita cerrar el calendario de la obra, que no nos lleve a los más de 15 años que fueron necesarios para inaugurar el pequeño tramo de la Tercera Ronda que algunos festejaron prematuramente. Ítem más: También se pide al alcalde de La Coruña que ponga la vista sobre la rotonda que circunda la imagen de la Virgen del Carmen, en la entrada del Paseo Marítimo.

COMPLACENCIA VERGONZOSA