LOS ASTILLEROS RESPIRAN

|

El sector naval de Galicia recibía estos días una estupenda noticia. Navantia ha sido la elegida para la construcción de dos Buques de Acción Marítima para la Armada Española. Este es un encargo realizado por el Ministerio de Defensa y que supondrá para los astilleros ferrolanos una inversión inicial de doscientos millones de euros y la generación de 500 empleos en la comarca durante un periodo de treinta meses por la construcción de uno de estos buques, siendo el otro realizado por los astilleros gaditanos. Aunque el anuncio esté envuelto en reclamaciones acerca de sus posibles fines electoralistas, lo cierto es que ha sido una de las mejores noticias que el sector naval de Ferrol ha podido tener. Este encargo supone un auténtico balón de oxígeno para un sector tremendamente castigado en los últimos años y que recientemente ha estado en una situación límite por la falta de carga de trabajo. Ahora, con la construcción de este buque para la Armada junto con los encargos del flotel de Pemex, la reforma del “Monforte de Lemos” o el contrato tecnológico con Turquía parece que el naval ve por fin la luz al final de un largo túnel. Y esto después de unos meses de gran pesimismo que llevaron a la comarca a salir a manifestarse pidiendo carga de trabajo para unos astilleros que son uno de los pulmones económicos de la zona. Aunque el camino para llegar hasta aquí no ha sido sencillo y no todo han sido buenas noticias. Así sabíamos por ejemplo que de las redes ferrolanas se escapaba un importante encargo para un gasero de Gas Natural. Las limitaciones impuestas por el veto a la construcción civil impuestas por Europa durante el gobierno del PSOE han sido definitivas para que el encargo se haya ido al final hasta la planta de Puerto Real. Y esto es una buena lección para todos aquellos que dicen ahora que las elecciones al Parlamento de Europa no sirven para nada, que no nos afectan sus decisiones. Esta claro que eso no es así y que lo que se decide en Estrasburgo tiene una fuerte repercusión en todos nosotros. Estar en Europa tiene sus exigencias, pero las ventajas de estar en este gran proyecto son muy superiores, siempre que haya gente dispuesta a trabajar y comprometida. Así que para las próximas elecciones del 25 de mayo hay que tener muy claro lo mucho que la comarca se está jugando.

 

LOS ASTILLEROS RESPIRAN