La lógica conclusión del fiscal de Medio Ambiente

|

EL fiscal delegado de Medio Ambiente en Galicia, Álvaro García, no está muy por la labor de considerar que haya una trama organizada detrás de la vaga de lumes. Al menos, de acuerdo con el estado actual de las investigaciones, matiz muy importante, pues le permite preparar el terreno para denunciar en el futuro la existencia de una legión de pirómanos, armados con un chisqueiro y un tetrabrick lleno de gasolina de la refinería de A Coruña, que corren polo monte adiante –como si fueran sardinas, ¿o liebres?– prendiendo fuego a en las zonas donde proliferan los eucaliptos. Pero, claro, cuando los detenidos son un tío que asegura que asaba chorizos y una septuagenaria parece difícil llegar a la conclusión de que existe una mafia de la llama.

La lógica conclusión del fiscal de Medio Ambiente