Una cadena de errores que cada día crece más

|

IRENE Montero es un misterio en sí misma. No se sabe si aún es la primera dama de Podemos, si ha dejado de serlo, si después de haber dejado de serlo, vuelve a serlo... Tal vez ese caos vital es el que la arrastra a protagonizar tal cantidad de desatinos; ese caos y su irrefrenable pasión por lanzarse a hacer declaraciones en cuanto ve un micrófono. Su último error ha venido al hilo de la devolución a Aragón del tesoro de Sijena, reintegrado por orden judicial después de que durante cuarenta años permaneciese en el museo de Lleida. La portavoz de Podemos afirmó categórica que su partido defendía que estuviesen en Aragón, “que es donde deben estar”. Ante la cara de sorpresa de quienes la rodeaban, fue sincera: “La he cagado, ¿verdad?”. Pues sí, porque su partido en Cataluña exige que sigan en esa comunidad. ¡Qué desastre, Dios mío!

Una cadena de errores que cada día crece más