Joder con el Pachi

|

De todo el cachondeo ese de la elección de secretario general del PSOE, lo único que me causa dudas es averiguar qué carallo pintaba el Pachi en todo esto. No por no acumular un largo bagaje académico, se puede decir que el Pachi se chupa el dedo y no sabía por dónde andaba. ¡Claro que sabía, si tiene más mili que Cascorro! Excluida la creencia de que iba a ganar (él sabía de sobra que no), me muevo entre estas opciones: A) Robarle votos, y sobre todo protagonismo, a Susana Díaz. B) Echarle un cabo a Pedro Sánchez en su enfrentamiento con Susana Díaz. C) Saber cuántos le quieren en Euskadi y promocionarse a no sé qué. D) Tocar los huevos al personal, solo por joder. E) Salir en la tele. Me muevo más entre la D y la E, pero no estoy seguro de nada. 
Pachi, con su pinta de sosainas y tanto carisma como un buzón de correos, me resulta indescifrable. Reconozco que sobrepasa mi reconocida agudeza política instintiva. ¡Joder con el Pachi!.

Joder con el Pachi