La vuelta al cole

|

Se acaba el verano y a muchas familias nos empiezan a temblar los bolsillos, sabiendo que tendremos que hacer un desembolso sustancioso para acopio de libros y material escolar de nuestros hijos, por mucho que haya gente que nos siga diciendo que Galicia sea uno de los sitios más baratos para estudiar.
Una familia con dos hijos con edades comprendidas entre 10 y 15 años gasta unos 500 o 600 euros sólo de libros, y si a ello le sumas el material escolar, en el que vamos a incluirle las mochilas, el gasto nos suma otros 150 euros más a nuestro bolsillo.
Y esto sólo para ir al cole, porque luego el textil va aparte.
Así que si hacemos la suma de lo indispensable, nos metemos en una media de 700 euros, a lo que hay que añadir el pago de la hipoteca, (media de 600 euros), recibo de luz, agua, comunidad y teléfono. Por lo tanto, ¿cuánto nos queda para comer de, pongamos, dos salarios mileuristas?
Porque no vamos a hablar de los recortes que se han hecho de las becas; esos recortes brutales que se han venido aplicando a la educación desde comienzos de curso del 2012/2013 y que, pese a que los responsables universitarios de algunas comunidades autónomas  alerten de los efectos negativos que esto conlleva, el ministro de Educación sigue a lo suyo. Porque para eso es ministro, o no?
Cuánto echo de menos aquel Gobierno de la Xunta presidido por Touriño, porque las familias no nos preocupábamos de cómo pagaríamos los libros del colegio de nuestros hijos, porque se instauró un magnífico sistema de préstamo que no suponía desembolso alguno para padres y madres, porque sabíamos que había un partido preocupado por la educación de nuestros hijos y que garantizaba las mismas oportunidades a cada estudiante con independencia de cuál fuera la declaración de la renta de sus progenitores.
Así que “de brotes verdes nada, raíces profundas” tiene toda la razón, pero lo que ha enraizado de forma profunda ha sido la brecha salarial, la disminución de las becas, la desigualdad y el gran retroceso en la cultura.
Y termino con otra frase de otro “célebre” de los suyos… “España va bien”; eso sí, según quién lo mire.

La vuelta al cole