Desfachatez

|

La comarca de Ferrolterra volvió a recibir un duro golpe hace unos días cuando se nos comunicaba desde el Parlamento Europeo que no se construiría el dique flotante. Cuando hace unos meses el Parlamento Gallego destinaba una partida de 5 millones de euros para su construcción, peleada por la diputada autonómica de zona del PSdeG, todos creímos que era un buen comienzo para poner una piedra en el fondo del mar que sujetase los cimientos del dique. Porque si bien sabíamos que no llegaría ni para empezar, entendimos dicha consignación como un gesto necesario y un compromiso por parte del Gobierno de la Xunta para pelear por su construcción. Pero no fue así y es evidente que ni el alcalde de Ferrol ni el presidente de la Xunta hicieron las gestiones pertinentes que garantizasen su ejecución y que, así,  Navantia Ferrol fuese referente en reparaciones y, mientras  no hubiese obra nueva, se pudieran seguir manteniendo auxiliares y puestos de trabajo en nuestra comarca, la más perjudicada en índice de paro de toda Galicia. Cuentan las malas lenguas que el partido de la austeridad, los sobres, las privatizaciones y demás, tiene un as guardado bajo la manga, que lo sacará en precampaña electoral –algo a lo que ya nos tiene acostumbrados–, para que el electorado vuelva a creer y a confiar en él, y es que tienen apalabradas varias fragatas F-100 para Dubai, endosadas en la visita de la Cristóbal Colón hace un par de meses a esos territorios.
Sinceramente, si esto fuese así, jugar con el pan y la dignidad de una comarca que se ve abocada a buscarse la vida en otros sitios es denigrante, de una gran desfachatez y de muy mala baba. Y no me digan que esto es política porque esto se llama “salvar el culo” para vivir de las rentas otros cuatro años. La política está en los barrios, en esas calles que lloran día sí y día también; la política no es rescatar a los bancos y que luego lo paguen los ciudadanos, que se nos suba la luz, etc. Nooo! Política es nacionalizar los bancos, las eléctricas, equiparar el sueldo mínimo a los demás países europeos y defender una calidad de vida para todas las personas que formamos y vivimos en esta preciada comarca. Y como aquí no dimite ni el tato, no nos rendiremos, pelearemos por devolver a esta comarca el lugar que se merece y que ustedes, señores gobernantes del PP, no le supieron dar.

Desfachatez