Un pacto que puede llegar en diferido

|

Iglesias anda sacudiendo el avispero intentando a la desesperada conseguir firmar algún tipo de pacto con Pedro Sánchez que le permita presentar el duro varapalo recibido en las urnas como si fuera un triunfo. Lo de asaltar los cielos quedó aplazado sine die y ahora le llega con pillar un par de ministerios y poder colocar a unos cuantos coleguillas en esos puestos colaterales que siempre conlleva acceder a un cargo tan relevante. Pero Iglesias no lo tiene fácil. Sánchez anda crecido y lo último que quiere ahora es espantar a los votantes de centro. Tal vez el podemita tenga más posibilidades tras el 26M.

Un pacto que puede llegar en diferido