GOBIERNO DEL PUEBLO

|

Rescatad a los desahuciados a los que habéis embarcado con lo de que España va bien, no os afiancéis en el poder al servicio de especuladores, trabajad toda la legislatura en lo nuestro y no andéis de campaña en campaña originando gastos de fondos públicos, sobornando voluntades para ganar votos sin tener en cuenta el ritmo de ruina de los representados, en vez de dedicar el tiempo a cumplir con vuestras obligaciones de la buena gobernanza, dejad de contar mentiras. Eliminad el Senado y las diputaciones. No son capaces de pagar las facturas que tienen en los cajones por gastar lo que no tenían, provocando esta crisis.

Los partidos en vez de ser utilizados para profundizar en la democracia, los utilizan como oficinas de colocación. Políticas de destrucción masiva, aumento del paro, de los desahucios. Estos gobernantes malogran el trabajo, el esfuerzo de la clase media arruinando a millones de familias porque son unos ineptos dedicados a mirarse al ombligo e identificarse con los especuladores despreciando a la clase media. Para defender valores de compromiso se necesita capacidad, mérito y talento.

La actual ley electoral está hecha para que solo puedan gobernar el PP y el PSOE. Aunque lo hagan mal, siempre tienen la posibilidad de volver a ganar; consiguen a aquellos votantes despolitizados y de buena fe atraídos por la propaganda. La ley electoral les favorece y reciben más dinero porque tienen más votos, ocupan instituciones, muchos chiringuitos improductivos para su provecho. A los demás partidos les es imposible acceder al poder.

Hay que hacer una ley electoral, con transparencia y que la oposición pueda fiscalizar a todos los gobiernos y quien lo impida sea denunciado en los juzgados de guardia y que estos resuelvan, es más fácil, efectivo y barato. No tendremos una verdadera democracia sin estas medidas. Es imposible que esto cambie mientras el voto no sea proporcional. Se perpetúan los dos partidos, hacen el papel del bueno y el malo. Estos partidos siguen aunque lo hagan mal. El PP y el PSOE eliminaron la separación de poderes y luchan por el mando único.

GOBIERNO DEL PUEBLO