Esta vez no ganan los abusones

|

contra los abusones la única estrategia es plantar cara. Y si puede ser en grupo, para que quede bien claro que ninguna víctima está sola, mejor. A Estados Unidos le suele funcionar eso de ir por la vida amedrentando al resto y ya se ha olvidado de que los demás también saben cómo sacar el genio. Con la tasa Google –que propone gravar la actividad de las grandes empresas tecnológicas– Trump se ha puesto el traje de defensor de los ricos y poderosos y ha amenazado a España, Italia, Francia y el Reino Unido con represalias si no dan marcha atrás en sus pretensiones. Lo ha hecho por carta y a través del secretario del Tesoro, y lo que en su cabeza era una jugada maestra ha acabado por resultar un motivo de indignación común que ha servido para unir más a los cuatro países. Parece que al presidente norteamericano le está costando ganar batallas últimamente. Y con las elecciones a la vuelta de la esquina.

Esta vez no ganan los abusones