CASINO FERROLANO

|

La decisión de la presidencia del Casino Ferrolano de poner trabas al acto de que una madre, por supuesto socia de la entidad, amamantase a su hija en la sede de la entidad no deja de ser sorprendente. En una sociedad moderna, que trata de avanzar en la consolidación de las garantías y los derechos inherentes a toda persona, hay normas, o decisiones, alejadas del más puro sentido común. Máxime cuando la propia afectada reconoce que nunca, en anteriores ocasiones, se le había impedido realizar acto tan natural como es el de dar de mamar a un hijo. Tales hechos invitan a una mínima y esencial reflexión.

CASINO FERROLANO