ÑUS Y ZEBRAS

|

Volvemos a la Navidad y otra vez ya nos están bombardeando con imágenes sobre el consumo en Barcelona, Madrid..., aglomeraciones de gente para que vayamos tomando nota y no nos descuidemos; es importante para la economía del país que no nos distraigamos en tonterías como alegrarnos de reencontrarnos con nuestra gente y conversar de estupideces. Lo importante es que nos rasquemos las telarañas de nuestros bolsillos y compremos, porque comprar ahora es sinónimo de amor. El resto del año ya llega para sufrir. Pensar ese despilfarro, que comentaba Steiner, en este momento se aparca, “es un conspicuo consumo de la peor especie”.
El recurso siempre a la culpa de que si no gastamos es nuestra responsabilidad sobre la economía nacional. Siempre lo hacen por nuestro bien los recortes infernales o el eterno consumo de la abundancia: “Existe una tierra de puro deleite donde reinan los santos inmortales; el día infinito excluye a la noche, y los placeres erradican el dolor” Por aquí andamos ahora por la abundancia, por la comunión del consumo, por el celo callejero de las bolsas como si no hubiese otra forma de vivir. En medio de esta Navidad, ¿cuánto le habrían cobrado a Jesucristo por manifestarse o por decir lo que dijo, a Gandhi o a Mandela, ese que el PP alaba ahora de muerto? “Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces verás cómo has de sacar la mota del ojo de tu hermano”. “¿Hay por ventura  alguno entre vosotros que, pidiéndole pan un hijo suyo le dé una piedra?”(Mateo). Los regalos que nos han dado hasta ahora cuando hemos pedido pan fueron piedras, las piedras de la pérdida de derechos, la falta de atención a sus ciudadanos y una España que siempre estamos a punto de conocer pero que se nos escapa.  “Y cayeron las lluvias, y los ríos salieron de madre, y soplaron los vientos, y dieron con ímpetu contra aquella casa, la cual se desplomó, y su ruina fue grande”(Mateo). Que se las apañen como puedan con el consumo como lo hemos hecho nosotros; en esta Navidad veremos los documentales de La 2 como los cocodrilos se comen a los Ñus o a las Zebras cuando intentan pasar el río y pensaremos: mira que son tontos estos animales, ¿no saben que hay cocodrilos esperando en el fondo del agua?      

ÑUS Y ZEBRAS