Una carrera hacia el Oscar que nunca empezó

|

PARA acabar, unas pinceladas de color rosa. Belén Esteban –¡cuánto daño le ha hecho esa mujer a este país!– anda triste, porque su carrera hacia Hollywood se ha parado en seco. Ella se veía ya formando un lobby carpetovetónico con Penélope Cruz, con Elsa Pataky, con Paz Vega... pisando la alfombra roja cuando fuese candidata al Oscar, pero nada de nada. Ella ya tiene culpable de ese fracaso, Santiago Segura, que le dio un papelito en “Torrente 4, aquí te pillo, aquí te mato”, por el que le pagó cuatro duros... Segura ya ha llamado al teléfono de aludidos y le ha respondido que cobró un salario muy digno: 60.000 euros. Desde luego, no es mal caché para una debutante. Si pasados seis años desde entonces su carrera aún no ha despegado, da la impresión de que la culpa es más bien suya.

Una carrera hacia el Oscar que nunca empezó