PREFERENTES

|

Como ya saben hasta los más viejos del lugar, la reestructuración del sector financiero deja en el aire el futuro de 10.200 millones de euros en emisiones de participaciones preferentes.

Son las correspondientes a entidades que tendrán dificultades y entrarán en el baile de fusiones. Por lo pronto, el Real Decreto de saneamiento facilita congelar el pago del cupón a un año. El mercado oficial AIAF revela que aún hay 17.391 millones de euros en circulación en lo que atañe a preferentes y de ellos, 10.196 están seriamente comprometidos. Se trata de los emitidos por entidades que previsiblemente entrarán en los bailes de fusiones y que necesitan reforzar capital y hacer un ejercicio especial de saneamiento.

Vamos al caso que nos interesa específicamente por tratarse de una entidad que nos toca a los gallegos: Novagalicia, la fusión de Caixa Galicia y Caixa Nova, tiene en circulación 1.180 millones de euros, de los que 277 fueron colocados entre mayoristas y 903 millones han sido vendidos a minoristas. ¿Dónde voy a parar al referirme a Novagalicia? De momento, a decir que las Cajas gallegas vendieron profusamente en 2009 preferentes con rendimientos mayores al 6%.

Las fusiones y planes de saneamiento ponen en peligro el pago del dividendo con que las preferentes remuneran a sus clientes. Este cupón está condicionado a la existencia de beneficios y reservas suficientes y eso no será precisamente lo que suceda cuando empiece el saneamiento. Sin embargo, el Real Decreto del pasado 4 de febrero permite, en su disposición adicional primera, diferir el pago durante un máximo de 12 meses, aunque las entidades entren en pérdidas.

¿Y por qué esta salvedad? Porque los cupones no son acumulables, si se pierden, no se recuperan nunca. Esta medida, no obstante, permite mantener vivo el cupón, pese a que se vaya a cobrar un año después.

Sin embargo, la disposición del Real Decreto también puede ser empleada como el argumento para congelar inmediatamente el cupón y ahorrar ese desembolso a las entidades. El año que viene, el escenario puede ser muy distinto. Los cupones suelen ser trimestrales. El primer desembolso llega habitualmente en marzo. El plazo límite para presentar los planes de saneamiento es el 31 de marzo.

Puede que el primer dividendo esté asegurado. Pero lo que ocurra con los demás es una incógnita.

Clientes de Novagalicia, ¡muy atentos!

PREFERENTES