Sin una respuesta a la okupación

|

el Gobierno, además de encogerse de hombros ante la crisis que está provocando el coronavirus, aprovechó la reunión del Consejo de Ministros de ayer para endurecer las medidas que permiten acometer un desahucio. Se trata de proteger a los débiles frente a los fuertes, que es habitualmente la situación que se produce ante un impago. Sin embargo, es una pena que no hubieran trabajado un poco más y también hubieran metido mano en el asunto de los okupas. En este caso el débil es el propietario, que ve cómo con absoluta impunidad, alguien le roba lo que es suyo para hacer un uso ilícito que, además, en muchos casos, provocando daños a sus bienes. Parece que el hecho de que, por ejemplo, en Galicia se hayan multiplicado por cuatro las denuncias por okupación de hogares todavía no sea motivo suficiente para que el Gobierno ponga de nuevo en riesgo su coalición.

Sin una respuesta a la okupación