Un arresto sudado y entre vapores

|

EL policía no llevaba pistola, ni porra, ni esposas. Por no llevar no llevaba ni uniforme, ni placa. Estaba desnudo y simplemente se tapaba pudorosamente con una toalla. Eso sí, sudaba; estaba en una sauna de Suecia. El delincuente estaba exactamente igual. Se había fugado tras ser condenado por tráfico de drogas y también tonificaba su cuerpo con los vapores ¿Hubo un furtivo intercambio de miradas? No se sabe. Pero el agente se acercó al malhechor y fue rotundo: “Considérate arrestado”. Ni opuso resistencia; se dio por arrestado y poco después se lo llevó una patrulla. Los suecos dicen que fue una detención a calzón quitado. FOTO: unas personas en una sauna | facebook  

Un arresto sudado y entre vapores