La nueva política de Lema

|


LA peculiar vida de Alberto Lema –por ejemplo, antes de darle por querer ser coruñés fue candidato al Ayuntamiento de Vigo o su condición de licenciado en Filología Inglesa le valió para que su suegro lo colocase en la Real Academia Galega (quizá Shakespeare haya escrito unas cantigas tan hermosas como las de Alfonso X, ¡quien sabe!)– se refleja en su manera de hacer (?) política. Alvedro no dejaba de crecer hasta que cayó en sus manos, a partir de entonces empezó a caer en picado y hasta Peinador le está comiendo las papas. Rompió relaciones con algunas aerolíneas, no se molestó en conseguir más vuelos... Y ahora, a la vista del desastre que ha provocado, sale con que es necesario buscar más aerolíneas para que haya una mayor competencia, eso sí para evitar que su discurso suene a una total asunción de culpas añade: “Estamos ahorrando un 50% de lo invertido el año pasado”... ¡Cuando algo funciona, no se toca! ¡Si hasta a Víctor le fue de maravilla mientras aplicó esa máxima al Deportivo! Cuánta razón tenía Rosa Gallego, la María Pita de hierro, cuando aseguró que los mareantes solo aciertan cuando rectifican. ¡Qué bien vendría que se aplicasen el cuento con más frecuencia!

La nueva política de Lema