La vil canalla de proa

|

El artículo 14 de la constitución dice que “todos los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o circunstancia personal”. Pese a ello, el Tribunal Supremo no investigará el expediente universitario de Pablo Casado, porque aunque da por supuesto que no hizo el master, considera que “recibir un trato de favor no es delito”.
¿No merecen un reproche penal los privilegiados que aprueban carreras universitarias, gracias al trato favorable de los profesores? 
¿Qué pasa con los alumnos que realmente se esfuerzan? Si en el Antiguo Régimen la aristocracia tenía sus propias leyes y tribunales, hoy día los aforados se benefician al ser juzgados por un tribunal elegido indirectamente por los diputados y senadores, mientras que a “la vil canalla de proa” le esperan los jueces que han ganado una oposición. 

La vil canalla de proa