La cabeza de la oposición

|

FEIJÓO se declara más de Podemos que los de Podemos y sus políticas sociales avalan esa afirmación, pero también tiene un ramalazo naranja, pues considera a Inés Arrimadas, musa del sector pijo de Ciudadanos, es decir, de todo el partido, una magnífica candidata, cuyo triunfo en Cataluña es tiene un valor extraordinario. Sin embargo, no acaba ahí la cosa, ya que tampoco le hace ascos al PSOE; de hecho, ha animado al sobrinísimo Gonzalo Caballero a ejercer como líder de una oposición constructiva. Lógico, puesto que es necesario alguien con quien negociar en el parlamento. El exjuez y virtuoso de la gaita y la zanfoña Luís Villares bastante tiene con esquivar las coiteladas que le lanzan sus compañeros de En Marea, originariamente un espacio multicultural hispano-galaico y ahora sabe Dios qué, como para preocuparse por Galicia, y el Beneguai está obsesionado por conseguir un cupo enxebre y todo lo demás le da igual. El problema va a estar en que los propios compañeros de Caballero permitan que la razón vuelva a guiar al partido.

La cabeza de la oposición