ENEMIGO A LAS PUERTAS

|

Hay algo de Tolstoi en Enemigo a las puertas. Algo de Ford y Hawks. Algo de Spielberg. Algo, en definitiva, de todos los grandes narradores que son capaces, desde el clasicismo y el dominio artesanal del lenguaje cinematográfico, de contar una historia magistralmente.

Cabe decir que ese algo no es un todo. A Jean-Jacques Annaud se le nota que busca, de manera maquinal, conseguir esa emoción que despiertan los grandes narradores. Tanto la forma de filmar la violencia como la de influir en la banda sonora de James Horner apuntan al dúo Spielberg/Williams, en lo visual centrándose evidentemente en Salvar al soldado Ryan y en lo melódico a La lista de Schindler. Evidentemente, entrar en el juego de los grandes melodramas (póngaseles de telón de fondo un escenario bélico, un barco a medio hundir o un planeta remoto de exuberante belleza) exige asumir ser manipulado; pero en la sutileza de esa manipulación se encuentra la maestría, en que el espectador se olvide de resistirse y se deje llevar por el flujo de la historia. Algo se resiste el espectador con experiencia al ejercicio de épica y romance de Annaud. Pero también es cierto que, durante buena parte de su metraje, y especialmente en el último tercio del film, los engranajes desaparecen y el vuelo trágico de esta historia de francotiradores consigue elevarse y transmitir la terrible intensidad de ese más de medio año en el infierno que fue la batalla de Stalingrado a través del duelo entre dos hombres sobre un paisaje desolado. El reparto, desde luego, ayuda y la contraposición entre la belleza frágil y etérea de Jude Law resulta perfectamente contrapuesta por ese rostro marmóreo de ojos glaciales de Ed Harris, que sabe administrar con tremenda inteligencia la inquietud que despierta su físico, no cayendo jamás en un maniqueísmo que subrayara los aspectos crueles de su personaje. Concluyendo, Enemigo a las puertas es una buena manera de introducirnos en este ciclo bélico de nuestros Cines Dúplex, si bien el paseo por el género del que disfrutaremos estos próximos días nos depara etapas más memorables.

ENEMIGO A LAS PUERTAS