Constitución y catecismo

|

visto el asunto de cerca, parece que mientras unos disfrutan la Constitución, otros la padecen. Y es que, hay cosas que tienen más de una interpretación. Quizá por eso hay unTribunal Constitucional que, como el Vaticano con la religión, dicta sus dogmas de fe sobre sus asuntos respectivos. Por cierto, y hablando del Tribunal Constitucional: ¿Después de cuarenta años de Constitución democrática, todavía hace falta que haya un tribunal específico para interpretar su contenido, y decirnos qué, o qué no, es constitucional? ¡Pues manda carallo con el librito ese! Y digo librito, porque tengo un ejemplar (editado por Correos  en el vigésimo quinto aniversario de su aprobación), que con sólo cincuenta y cuatro páginas, se parece un huevo al Catecismo que tenía de pequeño (que me aprendí echando hostias y olvidé más tarde con la misma rapidez), y casi tan enrevesada. Quizá el TC me explicaría de puta madre eso de que Dios es uno y trino.
 

Constitución y catecismo