La Tercera República

|

En 1996, un 66 por ciento de la población prefería la Monarquía como forma de gobierno y un 13 por ciento la República.
En 2013, los monárquicos eran el 45% y los republicanos el 40%. Este vuelco se está produciendo por dos razones. En primer lugar, por la mejor percepción de lo que fue la Segunda República, debido a los trabajos de investigación histórica publicados y, en segundo lugar, por el hundimiento de la  calidad democrática de nuestro actual sistema político.
Las democracias, sean republicanas o monárquicas, deben regenerarse para superar los problemas que inevitablemente aparecen y poder así sobrevivir.
No sé qué piensan ustedes, pero yo estoy convencido de que los cambios sociales, económicos y territoriales que nuestro país necesita son de tal magnitud que superan nuestra constitución. En un futuro más o menos próximo, España volverá a ser republicana.

La Tercera República