ALCALDE: ¿Y LA CALLE DE RON?

|

Para mí que el Departamento de Honores y Distinciones del Ayuntamiento de La Coruña se trabaja solamente cuando la fiesta de Santiago cae en domingo. O sea, una vez cada equis años. O todos los componentes se están mirando al ombligo, o allí hay permanentemente huelga de cerebros caídos.

Ya pasó con la calle concedida al doctor Luis Rodríguez Lago, tras largos años de esfuerzos e insistencia de los periodistas. Vuelve a ocurrir ahora con el eminente doctor Ron Fraga y con otros varios propuestos, entre ellos, Fernando Suárez, que en vida fue un auténtico motor de la Cocina Económica. En relación con este último, ya Alberto Martí Villardefrancos se lo volvió a pedir al alcalde en reciente ágape.

Vayamos hoy, pues, con el médico Ángel Ron Fraga, a cuya memoria el Ayuntamiento prometió una calle o una plaza, pero que si quiere arroz, Catalina: los munícipes apuntaron el acuerdo en la barra de hielo y la metieron en el horno. Ron era hijo de médico y fue padre de médico. Así, durante seis generaciones. Ron estudió bachillerato en los maristas. Después estudio medicina, logrando matrículas de honor, en Santiago. En su momento, se especializó en ginecología, siendo el más joven ginecólogo español de su tiempo. Se enamoró de una guapísima dama coruñesa, Lolita Corzo, y se casaron. Ron consiguió, por oposición, plaza de médico en la maternidad de Barcelona, pero su novia entonces y la morriña le hicieron volver a La Coruña.

Entre otras actividades médicas, fundó la maternidad Nuestra Señora de Belén, centro pionero en la asistencia ginecológica. Ron fue también pionero en la asistencia al parto por peridual, chequeo mamario y en su clínica nació el primer niño probeta del N.U. de España. Fue propuesto para alcalde y no aceptó y fue vicepresidente del Deportivo. Delegado en La Coruña del Mundial 82, fue galardonado con encomiendas de diversos países. Deportivista, hombre renacentista por su gran cultura, amigos de sus amigos y coruñesista incurable, está esperando su calle: ya le toca, señor alcalde.

ALCALDE: ¿Y LA CALLE DE RON?