Una mirada particular

|

La galería Vilaseco Hauser, entre cuyos proyectos figura una exposición anual dedicada al coleccionismo, ofrece “Una mirada particular”, con obras de la colección del pontevedrés Carlos Rosón, quien comienza su pasión por coleccionar arte contemporáneo –según propia confesión– a raíz de una exposición realizada por la Diputación de Pontevedra. Inicia así una andadura en el año 1993, partiendo de adquisiciones del informalismo de los años 50, especialmente del grupo “El Paso” y continuando con las generaciones más jóvenes; en el año 2007 crea la Fundación Rosón Arte Contemporáneo (Rac).

Son 16 los artistas seleccionados para esta muestra, entre los que se encuentran nombres conocidos, como Canogar, Leiro, Rafols Casamada, Menchu Lamas o Pérez Villalta. La obra de Canogar: “Varo”, de 1959, pertenece al momento álgido del informalismo y de ahí que sean la materia y el trazo potente los protagonistas, componiendo un seno en V, una especie de sinclinal de expansivas fuerzas oscuras. Dos dibujos de Leiro, con traza de bocetos para esculturas: “Hércules” y “Un domingo”, revelan su particular inclinación por los temas de personajes expresivos y potentes. “Creta”, de Alberto Rafols Casamada, es un excelente cuadro que evoca, en tonos cálidos del ocre al siena, un espacio inquietante y sombrío, una puerta de acceso a los misterios del laberinto donde aguardaba el Minotauro.

“Los ritos de la orilla” es uno de esos grandes cuadros de Pérez Villalta traspasado de extrañeza mítica y de hieratismo arquetípico, con mares quietos, barcas varadas, hornos alquímicos y pescadores de sueños. La escultura Twins, de Txomin Badiola, confeccionada con barras metálicas, responde al ideal constructivista de líneas y planos ortogonales que reposan como un edificio, al tiempo que buscan el aire.

Fotografías de Antoni Muntadas hablan del continuo ir y venir, del On traslation de las multitudes, ya sea para coger un avión, visitar un museo o una catedral o hacer cola a las puertas de las oficinas de inmigración; frente a ello, Sara Jones fotografía el estereotipado mundo burgués, Teresa Hubbard a una joven atrapada en el Arsenal de coca cola y Esko Mannikko da vida a estáticos retratos de cariz étnico. Un plano verde de Knoebel, una ventana verde de Rondinoni, un molino de viento de Slominski, un paisaje de Murado y dos formas diferentes de figuración expresionista de Susy Gómez y M. Lamas completan la muestra.

 

Una mirada particular