UN AÑO DE ELECCIONES

|

Ya han pasado las Navidades y nos encontramos con un año recién estrenado. Toca ahora recoger las decoraciones de luces y guirnaldas, guardar el árbol y el Belén y pensar que hacer con todo el turrón y polvorones que nos han sobrado finalmente. Los buenos deseos expresados en estas fiestas y los propósitos para el nuevo año están todavía frescos en nuestra memoria. Ir al gimnasio, dejar de fumar o ponerse en serio a estudiar inglés. Una fuerte sensación de déjà vu nos invade entonces. Todo esto nos suena de otros años pero aun así confiamos en que por fin esta vez si será la definitiva y que todas estas buenas intenciones no quedarán en el baúl de los recuerdos pasado el mes de febrero. El año 2014 ha sido un año que ha dado para mucho, tanto para bien como para mal. Ha sido un año en el que hemos podido vislumbrar una serie de cambios que pueden venir a transformar de una forma sustancial el panorama de nuestro país. Muchas han sido las tormentas que nos han azotado, como todo el proceso soberanista de Cataluña o el surgimiento con fuerza de una nueva fuerza política como es Podemos. Puede que para muchos los cambios no hayan sido significativos, pero está claro que nada volverá a ser lo mismo en muchos campos. Y así se presenta este 2015 como un año cargado de comicios. La única fecha fija hasta ahora es la del 24 de mayo en la que habrá elecciones municipales y autonómicas en todas las comunidades salvo Galicia, País Vasco, Cataluña y Andalucía. Aunque puede haber disolución anticipada en Cataluña como consecuencia del proceso soberanista que encabeza Artur Mas y alguna opción en Andalucía si Izquierda Unida opta por romper el acuerdo con la socialista Susana Díaz. En principio todo parece indicar que el calendario se cerrará con las elecciones generales, pero no es seguro, ya que la Constitución permitiría llevar hasta el 17 de enero esta cita. Lo que si parece claro es que la irrupción de Podemos hace que por primera vez haya hasta tres partidos que inicien el año con opciones de ganar en una elecciones generales, incluso aventurando la opción de que por primera vez ni PP ni PSOE sean el partido más votado. Antes habrá que ver que va sucediendo en el resto de citas, en donde no está claro si el partido de Pablo Iglesias se va a presentar o no. Pase lo que pase, este 2015 será un año muy interesante.

 

UN AÑO DE ELECCIONES