Modo pánico

|

Imaginemos a un votante ocasional del PP, que decidió abstenerse el 26-J por las razones que sean. La alternativa previsible era un presidente socialista y aunque no le gustaba, tampoco le asustaba; el PSOE es predecible, se sabe lo que hará y lo que no hará. Pero imaginemos que las noticias y las encuestas que lee, ve y escucha, dan por seguro que la alternativa a Mariano Rajoy será un gobierno de Podemos e IU presidido por Pablo Manuel Iglesias. 
¿No entraría nuestro amigo en ese momento en “modo pánico”? Por su cabeza desfilarían posibles escenarios: fuga masiva de capitales, corralito bancario, enfrentamiento con la UE, consulta catalana, Venezuela, más inmigrantes, etc. En un momento determinado, no quiso correr riesgos y decidió votar nuevamente al PP. Estaba en su derecho y está de más la oleada de insultos que gente como el están recibiendo. El miedo es libre, aunque no libere.

Modo pánico