La desbordante actividad de Trump

|

Desde luego, no se puede negar que Donald Trump es todo un personaje. Su presencia en Osaka, en la cumbre del G-20, sirvió para ver como mandaba sentar a Pedro Sánchez (ojo, el dio una versión diferente que se desmonta con una visión rápida de las imágenes del incidente), coñeó con Putin pidiéndole que no interfiera en las próximas elecciones americanas y, en una noche, arregló el follón que tenía montado a cuenta de los aranceles que les quería imponer a los chinos. Hasta le sobró tiempo para levantar parte del embargo a esa marca de móviles asiáticos a la que acusaba de ser la madre de todos los espías...

La desbordante actividad de Trump