El bombo

|

Ya en frío, reunido en una cafetería con m equipo de asesores (mi amigo Manolo), analizamos el tema de las elecciones catalanas. Abro el debate con una sagaz pregunta: –¿Cómo lo ves? Manolo me mira tras un sorbo a su café y larga: -Verás neno: A Ciutadans le tocó el gordo. A Junts per Catalunya y Esquerra Republicana de Catalunya. les tocó el reintegro. El Partit dels Socialistes de Catalunya, que jugaba con el “niño bonito” se quedó con eso.
 En Comú Podem jugaba con un número primo y eso fue lo que hizo. La Candidatura de Unitat Popular, como buenos proletarios sólo jugaban participaciones, y no sacó ni un penique. Y el Partido Popular de Cataluña, con un billete del número 155, palmó como un campeón. Me dejó acojonado y balbuceé: -Joer Manolo, no hablo de la lotería, sino de las elecciones catalanas. Manolo va y me dice: ¿Y de qué carajo crees que te estoy hablando, neno? Y pidió otro café, con gotas y a mi cuenta, el muy cabroncete.

El bombo