¿Y si al final dice no?

|


PUES eso, que esta tarde se presentará Mariano Rajoy ante Felipe VI y, si los cálculos de expertos y demás oráculos se cumplen, el presidente en funciones llega a la reunión crucial con el rey sin contar con los apoyos necesarios que le garanticen la investidura. Y, ante esta tesitura, hasta es posible que el de Pontevedra se encoja de hombros y que diga de nuevo eso de “que pase el siguiente”. La cuestión es que semejante actitud nos conduciría, irremisiblemente a unas terceras votaciones y, ni el país ni los ciudadanos se lo pueden permitir. Es cierto que el procesamiento del PP por el borrado de los discos de Bárcenas no ayuda en absoluto a que la situación se reconduzca, pero tal vez habría que hacer aquello de ir por partes. Primero solucionar el problema de parálisis que vive el país ante la falta de un Gobierno y, acto seguido, depurar todas las responsabilidades habidas y por haber. “Con estos bueyes tenemos que arar”, dijo el portavoz del PNV. El problema no es de bueyes, el problema es de quién les pone la yunta.

¿Y si al final dice no?