ES LA HORA DE LOS ESTADISTAS

|

Siempre defendí que la Iglesia estuviese al margen de la política, y ella de la Iglesia; aunque algo se avanza, siempre hay tentaciones como las de los Obispos Munilla y Cañizares y algunos partidos. Señores obispos, España no está enferma. Estará cabreada y harta de políticos que cada día se parecen más a Vds. pero no enferma. La egolatría, creerse en posesión de la verdad, la vanidad y el poco interés por los demás ya son denominador común de muchos obispos y políticos. Lo comprobamos a lo largo de la pasada, y pesada, campaña electoral que acabó con el resultado ya conocido y que examinará el nivel de estadista y de compromiso con el servicio público a los principales aspirantes a presidir el gobierno. 
A ellos les digo que hay un resultado electoral que habla de un mandato y no de bloques; habla de que trabajen juntos para hacer una España mejor. No habla de bandos, ni de rencores, ni de yo mejor que tú. Dicen que el 80% de los escaños del parlamento se los dimos a tres partidos que no hace mucho firmaron, demostrando que pueden ser capaces de más, dos importantes pactos: uno contra el terrorismo y otro que garantiza la unidad de España. Las urnas han dicho que esa mayoría trabaje en las ideas en común; que lleguen a acuerdos en lo esencial: que la justicia sea independiente y ágil, que la economía se consolide y se creen las condiciones que permitan trabajar y crecer, un pacto por la educación que haga de los jóvenes personas preparadas, que ordene la situación caótica de la administración, que los que toman la responsabilidad de gobernar no se dediquen a cambiar todo y haya estabilidad, a que se adecue la ley electoral a nuestra realidad y que se disminuyan las desigualdades sociales. En fin, todo eso que queremos los simples ciudadanos y que solo se alcanza con actitudes de hombres de estado y servicio público, no anteponiendo lo particular. Sobre esto solo ha sido claro desde el día siguiente a las votaciones Albert Rivera y posteriormente el Rey y es de agradecer. Espero que la Navidad ayude a sacar lo mejor de nuestros políticos para todos los españoles. 

ES LA HORA DE LOS ESTADISTAS