El empeño de la Marea en seguir con la pérdida de votos

|

 


AUNQUE el voto es secreto, hay pocas dudas sobre la papeleta que no eligieron las Meigas el pasado domingo. Y al paso que vamos también va a haber pocas respecto a la que no escogerán los organizadores del Certamen de las Casas Regionales. El Ayuntamiento ya les ha comunicado que los jardines de Méndez Núñez siguen vetados para ellos, pero evita confirmarles si les permitirá instalarse en otro lugar, con lo que a falta de un mes para que empiecen las fiestas de María Pita no saben qué será de ellos. Pues menos mal que Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, les aseguró en diciembre que había muy buenas perspectivas para este verano y que el concejal con el que tratan es de Culturas, así en plural, porque si el alcalde les hubiese advertido de que todo pintaba mal y José Manuel Sande tuviese competencias sobre una sola Cultura –no sería raro, ya que se define como escritor cinematográfico y ha publicado un único libro–, ya habría recibido permiso para montar el certamen varias veces al año, pero exclusivamente a la puerta de los locales elegidos para celebrar el Dillo ti.

 

El empeño de la Marea en seguir con la pérdida de votos