La degradación de las plazas y jardines de Ferrol

|

lo largo de la historia las plazas urbanas han sido el lugar natural de encuentro donde todos los ciudadanos se pueden reunir, sin distinción de raza, posición social o ideología. Como espacios abiertos y públicos son la verdadera esencia de la urbe, y sin su existencia la propia ciudad no se podría explicar. El patrimonio natural representado por los parques y jardines no sólo constituye un lugar de solaz y descanso para los vecinos, sino también un estético adorno y el necesario pulmón del núcleo urbano. 
 De manera cuantitativa Ferrol dispone de unos espacios arbolados y ajardinados que se pueden comparar al resto de las ciudades gallegas. Cualitativamente muchas de sus zonas verdes son de gran interés por su trazado y por las notables especies vegetales de que están dotadas. En lo que se refiere a su mantenimiento y conservación, está aumentando progresivamente su descuido, que llega últimamente al abandono.
 Durante el siglo XVIII, con motivo de la amplia transformación originada por las obras que marcaron la impronta neoclásica de la ciudad, fue cuando, dentro del proyecto de Ferrol de la Ilustración, nacieron los parques y jardines urbanos concebidos para uso público. De esa forma surgió la singular Alameda de Ferrol, convertida en el modelo de otras creadas posteriormente en Galicia. 
 El conjunto, extendido desde Esteiro a la Plaza Vella, formado por la Alameda de Suances, el Cantón de Molíns y los Jardines de las Angustias, ha sufrido a lo largo del tiempo diversas intervenciones para su rehabilitación y recuperación de espacios para uso peatonal con diferente suerte, mientras que una reciente serie de desdichadas construcciones estropearon totalmente la zona de alameda de la plaza del Carbón, ya en las proximidades de la Plaza Vella. 
 En lo que se refiere a las dos plazas que son los centros bipolares del barrio histórico, mientras que la de Amboage sigue conservando mal que bien su elegante aire colonial, la plaza de Armas, estropeada años atrás con la construcción del desafortunado edificio del Ayuntamiento, hoy está amenazada por el horrible proyecto que ganó un concurso llevado a cabo para su rehabilitación.
 El destrozado espacio de lo que fue la amplia plaza de España, antes Puerta Nueva, lugar significado de entrada a la ciudad, constituye un ejemplo de deconstrucción urbana y de fracaso municipal. Sin cuestionar las razones esgrimidas para su reforma, la plaza fue sometida a la agresión y a las ocurrencias de cuatro diferentes corporaciones municipales, que la convirtieron en un desierto urbano, después de gastar unos veinte millones de euros para destrozar casi 15.000 metros cuadrados. 
 Otras zonas verdes de la ciudad son el Parque Reina Sofía, amplio espacio de frondosas especies arbóreas, que busca su identidad perdida después de las nefastas reformas anteriores; los jardines de San Francisco, malamente remodelados y convertidos en un Museo de la Naturaleza Muerta; y los jardines de Herrera, discretamente mantenidos y que constituyen un privilegiado mirador a la ría, 
 En un breve recorrido se puede apuntar finalmente que la sugestiva Plaza Vella se encuentra en espera de la necesaria rehabilitación de los edificios que la rodean; la histórica plaza del Crucero de Canido ha sido convertida en un lugar marginal flanqueado por jardineras y bolardos; las plazoletas de Sánchez de Aguilera y de San Roque muestran su constante descuido; y la plaza de Sevilla arrastra su eterno olvido. 
 Hoy en día emerge una nueva plaza en Ferrol, situada en pleno barrio alto de Canido. Un amplio espacio, cada vez más concurrido por mayores y pequeños, de nueva construcción pero que ya muestra su deterioro. No tiene nombre todavía, pero mucha gente le llama plaza de la FENYA, recordando que en su solar estuvo muchos años la histórica empresa. ¿Por qué no ponerle el nombre de Plaza de Xohana Torres, tantos años vecina del barrio de Canido, a la que el pueblo de Ferrol, y por supuesto su Ayuntamiento, le deben un merecido homenaje? 
jjburgoa@hotmail.com

La degradación de las plazas y jardines de Ferrol