LAS LECCIONES DE ANGROIS

|

El accidente de la curva de Angrois nos ha dejado grandes lecciones. La primera, y quizás más importante, la de la solidaridad. Los gallegos hemos reaccionado unidos ante la desgracia, unidos ante una tragedia humana que ha sacudido a las 79 familias de los fallecidos y de los heridos. La solidaridad aflora sin pensarlo en los momentos más difíciles, porque es una virtud humana que llama en las conciencias de las personas ante la fatalidad. La segunda lección es que la vida, a veces, es cuestión de un segundo, de estar, o no, en un momento dado, en el lugar más inoportuno. Esa es la “lotería” de la vida. Y la tercera de las lecciones de Angrois es la que nos han dado las familias de los fallecidos, pidiendo que se investiguen con rigor todas las causas que hayan podido concurrir en el accidente para evitar que  una desgracia así pueda repetirse. La velocidad ha sido determinante, sin lugar a dudas, pero habrá que evitar que la vida de tantas personas dependa únicamente del error humano.

LAS LECCIONES DE ANGROIS