El guerrero

|

El príncipe heredero de Baréin ha alabado la transición española, y opina que puede ser aplicable en su país. ¡Anda que no le echa cojones el pollo! El tío no está puesto al día, o es un espabilao de carallo. 
El asunto nuestro nos mangó un rey, una constitución que es un cinturón de castidad (de la que pocos tienen llave y que solo usan para jodernos),  que nos ha llevado a ser un país en el que da asco vivir. Una clase política de pena con corruptos por todos lados, unos derechos que todo cristo pisotea, y una justicia que brilla por su ausencia. Justo lo que el príncipe de los cojones debe querer para perpetuarse en el mangoneo de Baréin, tal como aquí nos mangonean unos pocos cabrones con nombres y apellidos. Nuestro mejor embajador, de visita en Baréin, debió ponerse más contento que dios, sirviendo de orgulloso ejemplo a unos putos moros, amos de su país. ¿Dónde coño estará el Guerrero del Antifaz?

 

El guerrero