REALIDADES GLOBALES

|

Nos dicen que la economía está mejorando, que ya hemos tocado fondo y que estamos en una fase de recuperación. Algunos opinan que los gobernantes deben transmitir optimismo y no permitir que cunda el pánico, no se dan cuenta que un exagerado optimismo se convierte en una mentira disfrazada. Por lo tanto, debería haber más seriedad a la hora de “jugar” con los datos macroeconómicos. No olvidemos que la realidad europea –hablando en clave económica– no es para seguir encubriéndola; la supuesta mejora económica deja muchas dudas.
Los políticos siguen con sus reuniones en Bruselas, hablando de reformas, de nuevos paquetes de medidas, haciendo cábalas sobre un crecimiento que no aparece, pero sobre todo, cuadrándose ante los grupos financieros, como se diría en la jerga militar. En lugar de hacerse respetar, de poner firmes a esos grupos, consumen su valioso tiempo –¡que por cierto pagamos todos!– imponiendo “paquetes” sancionadores a los rusos. Sanciones que, además, contribuyen a profundizar todavía más la crisis en la eurozona. Debido a ellas, Moscú está empezando a importar productos agrícolas, lácteos y cárnicos de América Latina, los cual conlleva un perjuicio económico para la eurozona. Antes de empezar la crisis ucraniana y los “roces” con Moscú, esos productos eran importados por los rusos directamente de la UE.
Entre los días 14 y 16 de julio se celebró la VI Cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica) en la ciudad de Fortaleza (Brasil). Durante dos días debatieron cuestiones económicas y políticas de trascendencia global, aunque quizá lo más importante de dicha cumbre fue la creación del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), con un capital inicial de 50.000 millones de dólares y un fondo adicional destinado al Acuerdo de Reservas de Contingencias (ARC) dotado de otros 100.000 millones. El nuevo banco tendrá su sede en Shanghái y la oficina regional en Johannesburgo. Los directivos se irán rotando, siendo su primer presidente de la India, el director general de Brasil, y el gobernador de Rusia. En principio financiará proyectos de infraestructuras y sostenibilidad en las naciones que conforman los BRICS, pero también está orientado para ayudar a otros países. En todo caso, parece ser que no sólo se limitará a financiar infraestructuras, sino que además ofrecerá ayuda financiera a aquellos países de África y América Latina que la soliciten; es como una alternativa financiera al FMI y al BM. Algunos creen que este paso puede ser el inicio de un nuevo orden mundial, teniendo en cuenta que los BRICS suman casi el 50% de la población mundial. Se dice que China estaba cansada de esperar por la reforma del FMI, que, además, había sido acordada en 2010, pero debido a discrepancias en el Congreso estadounidense entre demócratas y republicanos tuvo que ser pospuesta; el gigante asiático, dado su aporte al FMI, exigía estar mejor representado en sus órganos de dirección. Aunque la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, se apresuró a decir que la nueva institución no va contra nadie, algunos afirman que el nuevo banco es un desafío directo al control financiero mundial por parte de Occidente. Después de la II Guerra Mundial se fundaron en la conferencia de Bretton Woods el FMI y el BM, que son las instituciones que han dirigido la economía mundial hasta el presente.
Obviamente, es imposible predecir el futuro, no sabemos con seguridad lo que ocurrirá mañana, pero en el escenario global están apareciendo nuevos bloques económicos. En cualquier caso, el crecimiento europeo está a punto de tocar techo. Así que, la UE le queda poco margen para poder seguir creciendo. Hoy Bruselas necesita más que nunca de otros mercados, por tanto, no está en condiciones de crear problemas –algunos de ellos artificiales– con otros países. Hay que ser conscientes que los grandes crecimientos en Europa, los llamados “booms” económicos, que  eran producto de las grandes guerras que vivió el continente en el pasado, han terminado. Hoy ese tipo de “solución” sería una auténtica locura. Sin duda, sería la última locura.

 

REALIDADES GLOBALES