El pasado y la coherencia

|

LA leyenda se desmorona. Fraga no era cazador. A Franco le llenaban Chelo de truchas, salmones, carpas... de todo para que se creyese el mejor pescador del mundo; cuentan que un día hasta se mosqueó, pues a cada lance sacaba una parrocha. “¿Cómo es posible que hayan remontado el río hasta aquí?”, le preguntó a su edecán, que a los dos días recibió la visita del motorista. Con don Manuel debía ocurrir lo mismo. Tenía que tener un manzanillo que sembrase los cotos de corzos, jabalíes, perdices... muertos, que después se pudiesen adjudicar al león de Vilalba, porque ¡menudo olliño que tiña! A Pilar Cencela, jefa de la franquicia enxebre de los socialistas, la nombró directora xeral e Relacións Laborais, a Juan Díaz Villoslada, que será su heredero –el de ella, no el de él– lo colocó de subdirector xeral de Administración Local... Por supuesto, ninguno de los dos rechazó el carguiño. Villoslada asegura que todos los candidatos tienen un pasado. Es verdad, pero el de unos es más coherente que el de otros.

El pasado y la coherencia