Bienvenido 2016

|

El año 2015 echa el telón. Un año contradictorio, plagado de sobresaltos y a la vez de cambios esperanzadores. Nuestro querido Ferrol apenas ha resistido el peor año de la crisis, hemos bajado de los 70.000 habitantes, el paro ha crecido, la población activa disminuido y la renta se ha desplomado hasta ser, con diferencia, la menor de las ciudades gallegas. Pero al tiempo se han producido cambios en nuestra representación y dirección política que producen cierta esperanza, que hacen albergar la ilusión de un cambio de rumbo en positivo, que favorezca la humanización de la ciudad y al tiempo, su impulso económico y vital. El tiempo dirá si se queda en mera ilusión o esa mejoría que todos esperamos se convierte en realidad. En el momento  de cruzar la frontera de un año viejo a un año nuevo me quedo con la ilusión incierta frente al realismo pesimista. Tal vez sea la influencia del momento, pero creo que no se puede iniciar una nueva etapa sino con ánimos renovados y deseando a todos los ferrolanos lo mejor para nuestro futuro colectivo. 

Bienvenido 2016