Una trapallada más de los regeneradores de la vida política

|

SI la concejala de Bienestar Vegetal, María García, biotopo pata negra, no tuviese la ciudad a monte como la tiene, Rosa Gallego, la María Pita de hierro, podría buscar un espacio verde –¿qué tal la rosaleda de Méndez Núñez?– y grabar un videoclip cantando el “Sementar sementarei”, porque mira que están sembrando para allanarle a Bea Mato el camino hacia la alcaldía. Las últimas semillitas que ya han prendido sin necesidad de abono –Ramón, o Fertimón– las ha lanzado en la antigua cárcel provincial. ¡Cómo está aquello! La planta, como las habas mágicas del cuento de Hans Christian Andsersen, no para de crecer y va dejando a la vista de todos que lo del Proxecto Cárcere es otra chafallada de la Marea nasía pa’ganá. Unos amigos que preparan el proyecto entre ellos, unos amigos que presentan el proyecto entre ellos, unos amigos que montan el jurado entre ellos, unos amigos que adjudican el concurso entre ellos y unos amigos que van a ejecutar el proyecto entre ellos. Y no es un cuento, ni infantil ni para mayores es la pura realidad. ¡Qué trapalleiros son estos regeneradores! FOTO: bea mato y rosa gallego | aec

Una trapallada más de los regeneradores de la vida política