El fracaso de la ministra como pescadora de miedo

|

LA hoja de servicios de María Jesús Montero recoge que partiendo de una casilla de salida en la que figuraba como jipi y comunista radical ascendió a una velocidad supersónica en la Sanidad pública andaluza, beneficiada por la libre designación, sin méritos y apenas antigüedad en la plaza. Nada dice, sin embargo, de su afición por la pesca. Y casi es mejor ese silencio, porque ayer lanzó la caña y no pescó ni un lorcho. O la miñoca se soltó mientras volaba hacia el agua o era de tan mala calidad que no extrajo a ningún peixe. Anunció que si no se aprobaban los Presupuestos, habría que convocar elecciones este año. Ja, ja, ja, como que los aliados del PSOE van a permitir que se celebren elecciones... para que se les acabe el momio. Incluso como si el mismo Sánchez fuese a tolerar que lo desahucien de la Moncloa. ¡Ay, Montero, menuda pescadora!

El fracaso de la ministra como pescadora de miedo