Una negociación que nunca se acaba

|

Desde hace ya bastante tiempo (tal vez demasiado) las aguas de la sanidad pública patria bajan no revueltas, sino absolutamente desbocadas. Cada dos por tres se producen acuerdos entre la Xunta y los representantes sindicales y de diferentes colectivos implicados y, con la misma rapidez, se producen nuevos desencuentros. El pasado viernes el Sergas y los sindicatos pactaron 308 nuevas plazas en atención primaria hasta 2021. Se pretende con ellas cubrir las posibles carencias existentes en el servicio. Y poco duró la alegría, ya hay centrales que aseguran que no son suficientes y no es más que el inicio. Es decir, el follón continúa.

Una negociación que nunca se acaba